Compartir:

En Recuerdo a José María Lobos

Publicada: 22/04/2018

 

En Recuerdo a José María Lobos

Difícil compartir con todos los miembros de la redGDPS las emociones de este momento. Nuestro amigo, José María Lobos ha dejado un gran vacío a su alrededor. De pronto, se  vuelcan mensajes, tweetts, recuerdos… queriendo hacerle llegar a Marga, su mujer,  que “somos muchos los que sentimos su pérdida, pues era un referente y una persona muy querida”.

 

Residente del Hospital Gregorio Marañón, rotó por  el CS de Bustarviejo, hace más de 30 años. Pero su actividad profesional y personal ha trascendido más allá del ámbito de la Atención Primaria. Presidente de la Sociedad  Madrileña  de Medicina de Familia. Vocal en el Colegio de Médicos de Madrid y Coordinador de la formación continuada bajo la presidencia del Dr Zamarriego, en los años 90. José María fue un gran  interlocutor entre distintos ámbitos asistenciales: Atención Primaria, Medicina Interna, Cardiología, Geriatría y otras especialidades en su estilo humilde, riguroso y abierto, sin darse ninguna importancia.

De una indiscutible vocación formadora organizó múltiples cursos, jornadas científicas, congresos, así como publicaciones: libros y artículos  especialmente en el área vascular y de electrocardiografía clínica  de la que se han beneficiado miles de médicos.

Más allá de las personas, diversas Instituciones sanitarias, sociedades científicas y comités multidisciplinarios recordarán con nostalgia y gratitud a José María. Basta destacar  su gran labor, de más de una década, como   Coordinador del Grupo Cardiovascular de la semFYC y del Comité Español Interdisciplinar de Prevención Cardiovascular (CEIPC).

Yo le conocí  hace años en aquellos tiempos de arranque de la especialidad de  Medicina de Familia liderando la Sociedad Madrileña.

Después he  sabido que fue de las primeras promociones de residentes en el CS de Bustarviejo siendo su tutor Armando Nevado. Allí surgió su profunda amistad con Pedro Conthe, con el que compartió  durante tres décadas  proyectos comunes. Innumerables curso de Electrocardiografía clínica en los que también participaron Lorenzo Silva, Javier Ortigosa, Angel Castellanos, Santiago Diez y muchos otros. Todos sin excepción le tenían un gran aprecio por su forma de ser leal, sincero, riguroso y cordial.

El mayor de un clan de tres hermanos, muy admirado y querido en su entorno como he tenido ocasión de escuchar esta tarde. José María siempre fue discreto sin exagerar sus logros. 

Nos queda el consuelo de que José María fue sin duda un hombre feliz,  profundamente enamorado de su mujer, Marga, y de toda su familia con gran devoción por sus tres hijas que no se separaron de él un solo día cuando la enfermedad hizo su presencia súbitamente. A pesar de una entereza sobresaliente y manteniendo el ánimo hasta el final no se pudo recuperar y deja entre todos un recuerdo imborrable.

 

Dra. Sara Artola

Madrid 21 de abril 2018

 

 

 

 

 

 

Sociedades Afines

Blog

Juegos Formativos